El Madrid de los Austrias

El Madrid de los Austrias

 

 


El Madrid de los Austrias se encuentra en la zona centro de Madrid. Aquí podrás encontrar muchísimos elementos históricos que la ciudad heredó del reinado de los monarcas de la Casa de Austria. El mejor punto de partida para poder visitar todos los lugares de interés del Madrid de los Austrias es la Puerta del Sol. A continuación detallamos todos los rincones que el Madrid de los Austrias esconde, así como el recorrido que puedes seguir para verlos.

El Palacio Real de Madrid 5

 
 
 

VOLVER
Casa de Correos

Casa de Correos

En la Puerta del Sol podrás encontrar su principal edificio, la Casa de Correos, que actualmente es la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Casa de Correos

 

 

VOLVER
El Oso y el Madroño

El Oso y el Madroño

Otro elemento típico que encontrarás será el Oso y el Madroño, cuya construcción buscaba representar las armas heráldicas de la Villa de Madrid.

El Oso y el Madroño

 

 

VOLVER

 

La Mariblanca

La Mariblanca

En la misma plaza podrá observar una réplica de la estatua de la Mariblanca, la cual no está claro a qué o quién quiere representar, aunque si se barajan varias posibilidades. La estatua original se encuentra en la Casa de la Villa. Hay otra réplica de ella en el Museo de la Ciudad de Madrid.

La Mariblanca

 

 

VOLVER
La Posada del Peine

La Posada del Peine

De camino a la Plaza Mayor merece la pena pararse a observar la Posada del Peine. Es un hotel con bastante historia. Su nombre se debe a que en sus inicios se ofrecía un servicio adicional consistente en un peine atado con una cuerda para que los clientes no se lo llevaran.

La Posada del Peine

 

 

 

VOLVER
Chocolatería San Ginés

Chocolatería San Ginés

Muy cerca de la Plaza Mayor, en el Pasadizo de San Ginés, 5, encontramos la Chocolatería San Ginés, que abrió sus puertas en 1980 como mesón y hospedería, y en 1894 se reconvirtió en churrería. Hoy en día es una de las chocolaterías más famosas de Madrid.

Chocolatería San Ginés

VOLVER

 

La Plaza Mayor

La Plaza Mayor

La Plaza Mayor de Madrid es realmente bonita. Ha tenido varios nombres: Plaza del Arrabal, Plaza de la Constitución, Plaza Real y Plaza de la República.

En ella se puede observar una estatua ecuestre de Felipe II. También se puede ver la Casa de la Panadería, cuyo uso ha ido variando a lo largo de los años, siendo la tahona principal de la Villa, los despachos del Peso Real y del Fiel Contraste, sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Real Academia de la Historia, Casa Consisotiral de la Villa, Sede de la Biblioteca Municipal y del Archivo Municipal. También ha albergado dependencias municipales y otras instituciones como el Centro Cultural Mesonero Romanos. Actualmente está ocupada por la empresa municipal Madrid Visitors & Convention Bureau (fusión de las empresas Promoción Madrid y Patronato de Turismo Madrid).

La Plaza Mayor de Madrid

VOLVER

Teatro Real

Teatro Real

En 1817 se diseñan los planos de su construcción, aunque no es hasta 1930 cuando empieza a llevarse a cabo, finalizando en 1850. Durante los 75 años siguientes será un referente de los coliseos europeos. En 1868 pasa a llamarse Teatro Nacional de la Ópera. En 1925 un hundimiento provoca su cierre hasta 1966, año en el que se convierte en sala de conciertos, acogiendo la Orquesta Nacional de España. En los años 80 del siglo XX se decide convertirlo en teatro de ópera. En 1991 comienza otra rehabilitación, finalizándose en 1997, y declarándose bien de interés cultural, con categoría de monumento, en 1993 por el Ministerio de Cultura.

El Teatro Real de Madrid 1

El Teatro Real de Madrid 2

El Teatro Real de Madrid 3

VOLVER
El Palacio Real

El Palacio Real

Es la residencia oficial del Rey de España, aunque no vive en él.

En el siglo IX el reino musulmán de Toledo construye una fortaleza el este lugar, y en en siglo XVI se construye el Antiguo Alcázar, pero este se quema en un incendio en la nochebuena de 1734. Felipe II decide entonces construir el Palacio Nuevo, llevándose esta entre 1738 y 1755. Se realiza con piedra y ladrillo, sin madera, para que ningún otro incendio pueda quemarlo de nuevo. En 1764 Carlos III establece aquí su residencia.

Frente a su fachada norte se encuentran los Jardines de Sabatini, que están divididos en tres terrazas.

 

El Palacio Real de Madrid 6

El Palacio Real de Madrid

El Palacio Real de Madrid 3

El Palacio Real de Madrid 4

 

VOLVER
La Catedral de la Almudena

La Catedral de la Almudena

Sus inicios datan del 22 de diciembre de 1868, cuando a Congregación de Esclavos de la Virgen de la Almudena solicitó al Arzobispo de Toledo construir otra iglesia dedicada a la Virgen, petición apoyada por la Reina Dª Mª de las Mercedes, esposa de Alfonso XII. Su construcción comenzó el 4 de abril de 1883, primeramente diseñada como iglesia y posteriormente en 1884 se modificó su estructura cuando se decide convertirla en Catedral, ambos proyectos diseñados por Francisco de Cubas.

Como curiosidad cabe destacar que su orientación es norte-sur, cuando la orientación tradicional del resto de las catedrales es de este-oeste. Esto fue debido a que la idea inicial fue que la construcción formara parte del Palacio Real y que su fachada principal estuviera a los pies de la fachada sur del Palacio.

En 1944 se saca a concurso el nuevo diseño de la Catedral, ganándolo Fernando Cueca Goitia y Carlos Sidro, resultando de este nuevo diseño una rebaja de la altura de la Catedral para dar un estilo más armonioso con el Palacio Real. Este nuevo diseño se puso en marcha en 1950 y hasta 1993 no se finalizan, habiendo años de paralización de las obras, retomándose estas en 1984 y continuándose hasta 1993.

Catedral de la Almudena

VOLVER

La Plaza de la Villa

La Plaza de la Villa

La plaza está rodeada por tres enclaves: Casa y Torre de Lujanes, siendo ambos edificios los más antiguos de Madrid de carácter civil, la Casa de Cisneros, y por último la Casa de la Villa, que ha sido el Ayuntamiento de Madrid desde 1693 hasta 2007, año en el que se traslada al Palacio de las Comunicaciones, quedando este edificio como sede del Pleno Municipal. En el centro de la Plaza podemos encontrar un monumento dedicado a Don Álvaro de Bazán.

La Plaza de la Villa

 

 

VOLVER
El Mercado de San Miguel

El Mercado de San Miguel

En el lugar donde antiguamente se encontraba la Iglesia San Miguel de los Octoes, después de un incendió, el estado en el que quedó recomendó su demolición, y en aquella zona se construyó un mercado de productos perecederos con sus cajones y tenderetes. Pero debido a la situación poco higiénica de los mercados de la época y del tráfico que se formaba por la cantidad de gente que acudía a todos estos mercados, había que buscar una solución a los problemas que ello acarreaba. En 1835 Joaquín Henri hace un nuevo diseño del mercado para cubrir los cajones de los tenderetes, pero solo se llega a construir las portadas delanteras. El nuevo mercado ya cerrado se inaugura en 1916, caracterizado por los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior. Es el único mercado que queda en la actualidad de los mercados cubiertos construidos en el s. XIX y de los mercados pertenecientes a la denominada arquitectura del hierro. En 1999 la Comunidad de Madrid procede a su remodelación para devolverle su aspecto original. Sin embargo el mercado no puede competir con los modernos supermercados y centros comerciales, y actualmente el dueño mayoritario es el Gastrónomo de San Miguel, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos para intentar recuperar su actividad tradicional.

 

El Mercado de San Miguel

 

 

VOLVER
La Mallorquina

La Mallorquina

A mediados del siglo XIX existía en este local un salón de té y café. Sin embargo la Mallorquina se situaba en la Calle Jacometrezo, 4. Después de la gran reforma de la Puerta del Sol se traslada a la Calle Mayor, teniendo su inauguración en 1894.

El nombre de “La Mallorquina” se debe al origen balear de su fundador Ripoll, ya que este tenía en su tierra una tienda de pasteles (principalmente ensalmadas), fiambres y botellas. En su interior había un salón para que los clientes tomaran café, chocolate, cerveza… Así pues, Ripoll junto a sus socios Balaguer y Coll trajeron a la tienda madrileña productos típicos mallorquines como la sobrasada y la ensaimada. Además también tenían a la venta jamón dulce, huevo hilado, tartas con diversas composiciones como la capuchina y ponches segovianos.

A principios de siglo acudían a los salones de La Mallorquina ilustres familias y personajes como Francisco Silvela y Raimundo Fernández Villaverde. Posteriormente a los salones empezaron a acudir transeúntes de la calle y en ellos tendrían lugar muchas tertulias.

Finalmente la familia Ripoll durante la Guerra Civil vendió la tienda a sus actuales propietarios.

La Mallorquina

VOLVER