El Retiro y la Puerta de Alcalá

El Retiro y la Puerta de Alcalá

Una de las zonas más famosas y bonitas de Madrid es la que acoge el Parque del Buen Retiro y la Puerta de Alcalá. Te aconsejamos que hagas una parada en frente esta y a continuación te relajes dando un paseo por dicho Parque.

Ubicación

 

VOLVER
El Retiro

El Retiro

El Retiro

Junto a la Iglesia de los Jerónimos (dónde antiguamente se encontraba el Monasterio de los Jerónimos), se emplazaban unos aposentos reales conocidos como “El Cuarto”, para lugar de retiro y recogimiento religioso (de ahí el nombre del parque), los cuales con el tiempo fueron siendo remodelados acabando como palacio destinado a diferentes fines, del cual solo se conserva el Casón del Buen Retiro, cuya función fue salón de baile. Hoy en día el Casón del Buen Retiro pertenece al Museo del Prado. Cuando el Alcázar (predecesor del Palacio Real) se destruye debido a un incendio se decide trasladar la residencia real al Casón del Buen Retiro hasta la reconstrucción de este. Posteriormente Carlos III valla todo todo el recinto, permitiendo al pueblo acceder a él cumpliendo unas normas de higiene e indumentaria. Con la invasión napoleónica el palacio y los espacios ajardinados quedaron destruidos. Los posteriores reyes fueron cuidando el recinto y construyendo nuevos pabellones.

 

 

Plano de El Retiro

 

Ubicación

 

VOLVER
La Puerta de Alcalá

La Puerta de Alcalá

La Puerta de Alcalá

La Puerta de Alcalá es uno de los símbolos más representativos de Madrid y se encuentra situada en la Plaza de la Independencia. Es una de las cinco puertas que daban acceso a Madrid. En el caso de esta, daba acceso a los viajeros que llegaban desde Francia, Aragón o Cataluña, pasando por Alcalá de Henares, motivo que da nombre a la misma.

La Puerta sustituye a otra anterior que se encontraba en el mismo lugar desde el siglo XVI (aunque anteriormente hubo varias puertas que iban cambiando su diseño y ubicación en este mismo lugar al que daba acceso el camino que provenía de Alcalá de Henares). Fue mandada construir por Carlos III, siendo el diseño obra de Sabatini. Es uno de los primeros arcos del triunfo construidos en Europa después de la Caída del Imperio Romano, siendo precursor del Arco del Triunfo de París y de la Puerta de Brandeburgo en Berlín.

En la antigüedad Madrid estaba rodeada de una muralla contando con algunas puertas y portillos que daban acceso a la ciudad. La muralla tenía una finalidad de control fiscal de las mercancías  y a la vez de defensa. Estas puertas se cerraban a las diez de la noche en la época invernal y una hora más tarde en la época estival.

La Puerta de Alcalá ha sido restaurada en cinco ocasiones, aunque cabe destacar que se han respetados los impactos de proyectiles que se pueden observar en la misma y cuyo origen aún no está claro.

La Puerta de Alcalá 1

La Puerta de Alcalá 2

 

Ubicación

 

VOLVER